Federer muerde por quinta vez la ‘Gran Manzana’ y se lleva el USA Open

Después de imponerse en la final por tres sets (6-2, 7-5 y 6-2) al escocés Andy Murray (verdugo de Nadal el domingo), el tenista suizo acalló los comentarios de quienes lo daban ya por acabado en su deporte, y demostró que quien fuera número uno del mundo hasta mediados de agosto todavía tiene mucho que decir antes de su retirada, que aún se antoja lejana. Con el de ayer, suma su quinto US Open consecutivo.

Los espectadores que se dieron ayer cita en Flushing Meadows, en Nueva York, asistían a un duelo entre dos raquetas que se encuentran en momentos distintos de su carrera: por un lado, Roger Federer, número uno del mundo entre el 2 de febrero de 2004 y el 17 de agosto de 2008, con 27 años y en la cima de su trayectoria; y por otro, Andy Murray, quien a sus 21 años y después de esta final asciende dos puestos en la clasificación mundial de la ATP, donde se sitúa cuarto.

La final no fue larga (1 hora y 51 minutos). El tiempo suficiente para que Federer impusiera su ley. Desde el comienzo, el suizo, que llegaba más descansado que Murray a la final, dominó el encuentro ante un escocés incómodo, cuya derecha perdía potencia respecto a la que desplegó ante Nadal y que se veía movido de un lado a otro de la pista, a merced del tenista de Basilea.

Ante este panorama, el primer set pronto tendría un claro dueño: Federer ganaba con comodidad sus saques y ponía en aprietos los servicios de Murray, hasta que se lo rompió en el sexto juego. El suizo se puso con 4-2 y saque; consolidó el “break” y volvió a romper el servicio del escocés. El primer parcial ya era historia: 6-2.

La segunda manga fue distinta: Murray mejoró su nivel y se pareció más al que había derrotado un día antes a Nadal, mientras que los servicios de Federer ya no eran tan decisivos. Sus primeros saques no entraban con tanta facilidad y cometía más errores no forzados. Todo ello se reflejaba en la igualdad en el marcador (5-5).

Murray tuvo la opción de forzar el desempate en esta segunda manga: si ganaba su servicio lograría empatar a seis. Pero no lo consiguió: quizás acusara su falta de experiencia en finales de este nivel. La realidad es que Federer rompió el servicio, se adjudicó el segundo parcial (7-5) y ponía la directa hacia el título.

Así fue. El tercer set tuvo poca historia: el resultado podría haber sido sonrojante para el escocés (que llegó a ir perdiendo 5-0), pero Murray logró ganar dos juegos (uno de ellos, al romper el servicio del helvético) antes de caer por un definitivo 6-2, el mismo resultado que en el primer set.

Las cifras de Federer son espectaculares: con esta victoria acumula ya trece “Grand Slams” (tres Abiertos de Australia, cinco Wimbledon y cinco Abiertos de Estados Unidos), está a uno del récord de Sampras. Además, se convierte en el primer tenista desde el estadounidense Bill Tiden (que se ganó siete veces el trofeo estadounidense; seis de ellas seguidas), en 1924, que gana el Abierto cinco veces de forma consecutiva.

Estos datos refuerzan las opiniones de quienes ven en él el mejor tenista de la historia. Pero aún le queda coronarse en París; la tierra batida de Roland Garros aún se le resiste, y buena culpa de ello la tiene Rafa Nadal, que le ha derrotado en las tres últimas finales en este torneo (2006, 2007 y 2008).

Federer: “Este título significa mucho para mí”

Al finalizar el partido, el suizo no podía ocultar su satisfacción por este triunfo, después de un año complicado en el que había perdido el número uno y no había podido adjudicarse ningún grande (en Australia no llegó al último partido, mientras que en Roland Garros y en Wimbledon cayó ante Nadal), y después de que muchos lo enterrasen tras su eliminación, en cuartos de final, del torneo individual de los Juegos de Pekín.

“He tenido algunos de torneos de “Grand Slam” muy duros este año, así que llevarme éste a casa significa mucho para mí. Hay una cosa que es segura, no me voy a parar en los trece títulos”, aseguró.

Por otro lado, tampoco realizó un balance tan negativo de su año: “No creo que necesitara ganar este titulo para probarme nada a mí mismo a estas alturas de mi carrera, además el año tampoco ha sido tan malo porque he estado en dos finales de Grand Slam y cerca de ganar títulos”, añadió.

Por su parte, Andy Murray reconoció la superioridad del jugador suizo y aseguró que apenas tuvo oportunidades de plantear batalla durante el encuentro. “Federer ha hecho un gran partido. Ha fallado muy pocas bolas y no me ha dado muchas oportunidades. No tuve ninguna oportunidad en el primer set, pero tuve mi ocasión en el segundo con varias oportunidades de hacerle otro “break”, relató.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: