Premios Darwin: Como ser un idiota y morir en el intento…

‘‘El ser humano no es —algunos dicen incluso que por suerte—, inmortal. Por lo tanto, morimos. Por diversos motivos.’’
Estando en busca de algo interesante o curioso (como es este caso) para poder publicar me encontré esta curiosa entrega de premios irónicos.
Estos premios esta dedicados a la estupidez humana individual, no imputable a la especie ni a nadie más que al fallecido. Nos referimos a esos casos en que alguien hace algo tan, pero tan estúpido, que es prácticamente inevitable que se mate. Y lo hace. Y lo entierran. Y listo.
Wendy Northcutt es bióloga molecular de la Universidad de Standford, y mantiene desde hace años un sitio llamado The Darwin Awards que otorga los Premios Darwin. Los premios Darwin, según sus propias palabras, “premian a los individuos que protegen nuestro patrimonio genético a través del sacrificio máximo: eliminándose a sí mismos de modos extraordinariamente idiotas, mejorando por lo tanto las posibilidades de la raza humana para sobrevivir a largo plazo. Para decirlo más claro: son cuentos morales acerca de gente que se ha matado a sí misma de las maneras más estúpidas, y, al hacerlo, han mejorado significativamente el patrimonio genético, eliminando sus propios genes del proceso evolutivo”.

Autora de varios libros y webmaster de su propio sitio, Northcutt lo encabeza con una cita de Einstein que reza: “Hay solo dos cosas que son infinitas: el universo y la estupidez humana. Aunque del universo no estoy tan seguro”.
La teoría de la evolución de Darwin postula que solo los mejores genes son transmitidos a la siguiente generación. Por cierto que los de la estupidez no debieran estar entre ellos. Es por ello que nuestra heroína ha establecido estos reconocimientos (casi siempre póstumos) a aquellos que, siendo estúpidos como lo eran, han evitado, al matarse a sí mismos, que sus genes defectuosos lleguen a nuestros hijos o nietos. ¿Humor negro? De ningún modo. Hay un peñasco frente a un precipicio en cierto sitio, preferido por los suicidas que suelen saltar de él. Allí puede verse un grafitti que dice: “Aquí se ve la evolución en acción”. Es cierto. Los Premios Darwin están allí, según la doctora Northcutt, para que veamos las fuerzas de la evolución en acción, en vivo y en directo, seleccionando a individuos de nuestra especie para mejorar y mejorarnos. Aunque muchos crean que reírse de un tipo que muere jugando a la ruleta rusa con una mina terrestre está mal o es inmoral, todos convendremos en que una persona que procede de tal modo no tiene en realidad ninguna posibilidad de llegar a vieja, y que lo interesante es la forma en que decidió probar si podía irse al cielo prematuramente.
Como sea, nos agrade o no, los Premios Darwin existen y se entregan desde 1993, casi siempre, como hemos dicho, en forma póstuma. ¿Por qué casi siempre? Pues porque no todos los ganadores se han muerto: algunos simplemente se han castrado. Hasta que no se perfeccione la clonación humana, el que se ha castrado a sí mismo se hace acreedor de un Premio Darwin, siempre y cuando no tenga semen congelado en alguna parte.

Lo cual nos lleva a las normas de los premios. ¿Quién es elegible para ganar un Premio Darwin y mediante qué clase de actos?
Las normas que determinan que un Premio Darwin sea válido son cinco:

Incapacidad de crear descendencia” – El nominado ha de estar muerto, esterilizado o simplemente haber dejado inútiles sus órganos sexuales

“Excelencia” – Increíble despiste o pasmosa lógica que no puede funcionar nunca. Estupidez única y/o sensacional aplicación de esta.

“Auto-selección” – Causa y efecto de su propia desaparición o esterilización. Mérito incondicionalmente individual

“Madurez” – En la totalidad de sus facultades mentales y físicas. Homo Sapiens

“Veracidad” – El hecho ha de estar perfectamente corroborado. Nada de leyendas urbanasCualquiera que cumpla con las cinco condiciones (y sólo entonces) se hará acreedor al Premio Darwin.
Los casos presentados en el libro y el sitio web de Wendy se dividen en ocho categorías, a saber:
A) Premios Darwin (probados).
B) Premios Darwin (aún no probados).
C) Nominados al Premio Darwin (probados).
D) Nominados al Premio Darwin (aún no probados).
E) Menciones honoríficas (probadas).
F) Menciones honoríficas (aún no probadas).
G) Comunicaciones personales (no probadas).
H) Leyendas urbanas (que son mentira).
En las dos primeras clases los causantes están muertos o castrados, aunque la segunda esté aún pendiente de comprobación. Los protagonistas de los rubros E) y F) han sobrevivido con sus órganos reproductores intactos y por ello sólo han merecido Menciones Honoríficas. Como se ve a partir de las cosas que han hecho, es probable que sólo sea cuestión de tiempo el hecho de que lleguen a hacer méritos suficientes para que se les otorgue un Premio Darwin hecho y derecho.
La categoría “Comunicaciones personales” consta de hechos que han sido comunicados a la doctora Northcutt por vía postal, email o llamados telefónicos de personas que dicen haber sido testigos presenciales, pero, como es obvio, estos incidentes están pendientes de comprobación.
La última, como su nombre lo indica, consiste únicamente en leyendas urbanas que han sido demostradas falsas, por lo que se las incluye simplemente a título informativo y por causa de su interés, humor o creatividad.
Después de informarme bien sobre lo q significan estos premios me di a la tarea de revisar algunos de los caso más increíbles y formar mi propio ‘‘Top Six’’:
6) Londres, 1996
Un campesino polaco, Krystof Azninski, podría clasificarse como el hombre más “macho” de Europa al decapitarse él solo. Azninski, de 30 años, había estado bebiendo con amigos cuando alguien sugirió que se desnudaran y jugaran algunos “juegos de hombres”. Comenzaron por golpearse uno a otro en la cabeza con carámbanos, pero luego un hombre tomó una sierra de cadena y se cortó la punta del pie. No queriendo quedarse atrás, Azninski tomó la sierra y gritó “¡Miren esto, entonces!” giró la sierra eléctrica hacia su propia cabeza y se la cortó.
“Es raro,” dijo un compañero, “porque cuando era joven, le gustaba ponerse la ropa interior de su hermana. Pero murió como un hombre.”
5) Y… ¿DÓNDE ESTÁ EL PARACAÍDAS?
Ivan, un paracaidista deportivo experimentado, tenía más de 800 saltos en su haber. En 1987 decidió filmar en video una lección de salto impartida por in instructor a uno de sus alumnos. Como es costumbre, Ivan adosó su cámara al casco a fin de tener las manos libres, y colocó el grabador de video y las baterías de repuesto en una pesada mochila que se colocó a la espalda.
Durante todo el día filmó la enseñanza en tierra. Por la tarde, instructor, alumno e Iván abordaron el avión para llevar a cabo la parte práctica.
El camarógrafo saltó de la escotilla posterior, mientras que maestro y estudiante lo hicieron de la anterior. Se observa claramente en la cinta que ambos tiran de las cuerdas, sus paracaídas se abren y pronto se pierden espacio arriba, a medida que el aire los frena pero el camarógrafo persiste en caída libre…
…Y en caída libre…
¡Y en caída libre!
Habiendo estado todo el día con la mochila a la espalda, Iván sencillamente olvidó colocarse, además, ¡su paracaídas!La filmación permite ver su mano dirigiéndose al pecho para encontrar que no hay cordel, y la danza desesperada de la cámara, para finalmente dirigirse al suelo, que asciende, como era de esperar, rápidamente a su encuentro. Las mochilas llenas de baterías y magnetoscopios no parecen ser elementos adecuados para frenar una caída desde unos seis mil metros de altura.
Parte de la filmación pudo ser recuperada tras el impacto.
4) 13 de mayo de 2008: (Suiza). Un joven suizo murió al caerse del balcón de su hotel durante una competición de escupitajos con un amigo. Tomó carrerilla desde el interior de su habitación para escupir más lejos, pero perdió el equilibrio y se precipitó a la calle desde una altura de 6,4 metros.
3) 28 de agosto de 1998: Un hombre de 28 años se ahogó en Mount Clemens, Michigan (EEUU), en una piscina de un complejo de apartamentos mientras jugaba un juego con amigos sobre quién podía contener el aliento por más tiempo… Y adivinen quien ganó…???.
2) David Flannery, de 22 años, en Berkeley Springs, Virginia Occidental le ganó a un amigo en una competencia de “Quién Puede Estar De Pie Por Más Tiempo En Los Rieles Delante De Un Tren Que Se Aproxima”, por su valentía se hizo el ganador del 2do puesto.
1) Y el tan esperado #1 es para el Premio Darwin 1995 se concedió a un hombre que fue aplastado hasta morir por una máquina de Cola de la que intentaba sacar un refresco gratis. ¿Porqué es esto tan extraordinario? Al parecer, según la policía e informes del depósito de cadáveres, el caballero en cuestión tenía aproximadamente 3 $ en monedas y aproximadamente 25 $ en billetes en su bolsillo. !Vaya tacaño!!!

Anuncios

2 Responses to Premios Darwin: Como ser un idiota y morir en el intento…

  1. raquel dice:

    hey sta tuanis la pagina… felicidads

  2. anfel dice:

    passaros muhcas vezes !
    esque esta pagina web no tiene coloeres i no emgusta!
    cambiar los colores
    dew

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: